“Puenteros” Construyendo Puentes de Esperanza

La profesión u oficio de “Puentero” en Colombia, no dice mucho, pero a nivel mundial, son las personas encargadas de la construcción de puentes en regiones o pueblos que se encuentran geográfica y por lo tanto social y económicamente aislados de centros urbanos o carreteras. Esta labor es realizada por estos hombres y mujeres con recursos propios (donaciones) y de las comunidades y, es una causa iniciada por un solo hombre: Toni Ruttimann, un Suizo que viajo desde Pontresina, su ciudad natal a Guayaquil Ecuador en 1.987, en ese momento, contaba con 19 años y estaba por finalizar el bachillerato y, fue en esta ciudad que, después del terremoto del 5 de marzo y con 6.000 dólares recolectados entre amigo y familiares, construyó su primer puente.

Toni Ruttimann regresó a Suiza en donde realizo siete semanas de ingeniería civil y regresó a Ecuador a seguir con su labor que incluye no solo puentes en Ecuador, sino también en México, Honduras, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Argentina, Laos, Tailandia, Camboya, Vietnam y por supuesto Colombia. Estos puentes que suman ya casi, 550 han beneficiado a aproximadamente 1’300.000 habitantes, lo que convierte a esta obra en un ejemplo de compromiso, voluntad y trabajo duro, teniendo en cuenta la gratuidad del servicio que presta “Toni el Suizo”. Es este momento, los proyectos de “El Suizo” se benefician en parte por donaciones realizadas por multinacionales, siendo el trabajo de las comunidades beneficiadas el mayor aporte a esos proyectos.

En Colombia, tenemos a una persona que se ha encargado, con su propio estilo de seguir los casos de “El Suizo”, es Carlos Andrés Barrera, un Técnico en Electrónica y Telecomunicaciones, bogotano de 42 años, socorrista voluntario que desde 1.986 ha participado en numerosas operaciones de socorro y asistencia humanitaria y, que desde 1.999 ejerce el oficio de Puentero como una forma de ayudar a las comunidades más vulnerables del país a tener vías de acceso. Carlos, construyó su primer “puente de la esperanza” como lo llaman los beneficiarios en Ubalá, Cundinamarca, en nueve meses trabajando con la gente del pueblo solo los fines de semana, desde ese momento, y gracias a su consagración a este proyecto, su trabajo ha sido apoyado por particulares, empresas petroleras, fundaciones y ONG’s.

Conoció a “El Suizo” en junio 1.994, cuando como socorrista, estuvo prestando su ayuda en la avalancha del rio Páez, en el nororiente del departamento del Cauca, en donde perdieron la vida 1.100 personas, zona en la que “El Suizo” construyó diez puentes peatonales sobre el rio Páez en conjunto con los indígenas paeces de la zona.

En sus 13 años como Puentero, llevando a cabo su “proyecto de vida” como él lo llama, Carlos Andrés Barrera, a construido 20 “puentes de la esperanza” en sitios remotos de la difícil geografía colombiana, los que han beneficiado, directamente a cerca de 1.600 familias campesinas y, en sus propias palabras ha logrado “reunir familias, facilitar la llegada a la escuela y al médico, aprender cosas nuevas y dibujar sonrisas con las manos de los campesinos”.

Como reconocimiento y gracias a tantos años de trabajo duro, en el 2.009 fue invitado por el Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres a iniciar un programa Institucional que permita al Gobierno Nacional atender emergencias con este tipo de puentes y metodología.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s